El Blog

Alojado en
ZoomBlog

Kant

Por lifeguarda - 13 de Mayo, 2006, 18:53, Categoría: Filosofía

Tras una larga espera os voy a deleitar con nuevos apuntes, esta vez le toca al cabron del Kant. Si falta algo pues a escribir comentario y se añade, así nos sirve a todos.

KANT

En la filosofía de Kant se pueden distinguir 2 períodos:
  1. Período precrítico: fuertemente influenciado por las ideas ilustradas.
    Se unió al racionalismo, pero finalmente se pasó al empirismo y a la crítica al racionalismo. En esta etapa su interés está fijado en las ciencias naturales.

  2. Período crítico: se inicia con "Dissertatio", una obra que presentó para acceder como profesor a la universidad de Königsberg, donde Kant descubre las ideas de espacio y tiempo, tras pasarse al empirismo.
    Destacan: "Crítica a la razón pura", "Crítica a la razón práctica" y "Fundamentación de la metafísica de las costumbres".
CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA

Es la principal obra de Kant, e influirá en un guevo de corrientes de pensamiento, como el idealismo alemán o la teoría de la evolución.
En esta obra Kant se cuestiona, frente a los defensores de la metafísica dogmática, si la metafísica es o no una ciencia.
También estudia las facultades de la razón, con el fin de conocer cuales son sus posibilidades y sus límites.
Es pura porque estudia el apartado teórico de la razón.


ANTECEDENTES

  1. Descartes y los racionalistas: la razón es prácticamente ilimitada. Ella sola puede conocer la verdad. El sujeto conoce a partir de ideas.

  2. Los empiristas: nuestro conocimiento proviene de la experiencia y estas es su límite. El hombre conoce a partir de percepciones sensibles.

  3. Los irracionalistas: la única manera de conocer la realidad es a través del sentimiento.
ESTRUCTURA DE LA OBRA

Dos partes fundamentales:
  1. La estética trascendental: estudia las formas a priori de la sensibilidad y fundamenta la posibilidad de las matemáticas como ciencia.

  2. La lógica trascendental: estudia las formas puras a priori del entendimiento y de la razón. Se divide en:
    1. Analítica trascendental: estudia las formas puras a priori del entendimiento.
    2. Dialéctica trascendental: critica el uso extraempírico de las categorías y la posibilidad de la metafísica como ciencia.

LA SITUACIÓN DE LA METAFÍSICA

La metafísica es la parte de la filosofía que estudia los objetos que están fuera del alcance de la experiencia, como la naturaleza del alma o la existencia de Dios.
Lo que Kant va a cuestionarse es si es posible la metafísica como ciencia. Este problema tiene varios
motivos:
  1. La metafísica no ha progresado como ciencia, al contrario que la lógica o la matemática.
  2. Sus defensores no se ponen de acuerdo, sino que se contradicen.
  3. Su método es solo tanteo.
Para resolver este problema, Kent se hace dos preguntas:
  1. ¿Qué características ha de tener una ciencia para ser considerada como tal?
  2. Tiene capacidad nuestro conocimiento para estudiar científicamente realidades suprasensibles como Dios, el alma o el mundo?
CONDICIONES QUE HACEN POSIBLE LA CIENCIA

Las características para que un conocimiento sea considerado ciencia son:
  1. Universal: es válido siempre y en todos los casos. Ej: teorema de Arquímedes.
  2. Necesario: es de un modo y no puede ser de otra forma. Opuesto a contingente.
  3. Progresivo. Saber que amplía conocimientos.
La ciencia se compone de juicios. Un juicio es un enunciado que relaciona un sujeto A con un predicado B. Los juicios "científicos" tienen que tener las tres características de universalidad, necesidad y progresión.

LOS JUICIOS DE LA CIENCIA

Para Kant, los juicios científicos deben tener las tres características, y él se plantea si esto es posible. Existen dos tipos de juicios:
  • Juicios analíticos: el predicado está incluído en el concepto de sujeto. Ej: el triángulo tiene tres lados. Las características son:
    1. Universales, se cumplen siempre y en todos los casos.
    2. Necesarios, deben ser así y no de otro modo.
    3. No ampliativos, el contenido del predicado ya está incluído en el sujeto, es decir, son explicativos y tautológicos.
    Así, los juicios analíticos no pueden ser científicos, ya que no amplían conocimientos.

  • Juicios sintéticos: el predicado no está contenido en la noción de sujeto, y son extensivos o de ampliación, es decir, amplían la información. Ej: los españoles son morenos.
    Estos juicios sí cumplen la característica de ampliar conocimientos. Pueden ser:

    1. A posteriori: cuando la relación entre el sujeto y el predicado está basada en la experiencia. Estos juicios no son ni universales ni necesarios, ya que la experiencia no puede fundamentarlos.
    2. A priori: cuando la relación entre el sujeto y el predicado se hace con independencia de la experiencia. Estos juicios son universales y necesarios, y al ser sintéticos aumentan nuestro conocimiento. Así, las ciencias puras estarían basadas en estos juicios.
      Kant pone como ejemplo el juicio sintético a priori: "la línea es la menor distancia entre dos puntos", es independiente de la experiencia y amplía conocimientos.
En conclusión, los juicios de la ciencia han de ser los juicios sintéticos  a priori, ya que cumplen las tres características.

Después, Kant se plantea cómo son posibles los juicios sintéticos a priori en las matemáticas, la físcia y en la metafísica.


ESTRUCTURA DEL CONOCIMIENTO

Kant comienza la crítica a la razón pura diciendo: "si todo nuestro conocimiento se funda en la experiencia, esto no prueba que todo él se derive de ella".
Nuestro conocimiento se compone de dos elementos:

  • Un elemento a priori: derivado de nuestra facultad de conocer. Este conocimiento se activa al captar algo experimentalmente. Kant llama a este elmento forma del conocimiento.
    Las formas a priori son como unas estructuras donde acomodamos lo que percibimos (como unas estanterías donde vamos ordenando libros).
    Son formas a priori el espacio y el tiempo, las categorías y las ideas trascendentales.

  • Un elemento a posteriori: llamado materia del conocimiento. Proviene de las impresiones sensoriales. Esta materia es elaborada por los elementos a priori del conocimiento.
El conocimiento se produce por la unión de los dos elementos, solo separables por la reflexión.

Igual que el empirismo, para Kant la experiencia es la fuente y la materia de nuestro conocimiento, pero en contra de los empiristas, no cree que todo nuestro conocimiento se derive de ella. Kant, como los racionalistas, cree en la existencia de un elemento a priori, que depende de la facultad de conocer.

Otra noción importante es lo trascendental, un conocimiento que se ocupa de nuestros conceptos a priori. Lo trascendental son reglas y condiciones a priori que impone nuestra facultad de conocer sobre el conocimiento de los objetos.
Cuando Kant habla de investigación trascendental, se refiere al estudio de condiciones puras o a priori de la sensibilidad (Estética Trascendental), del entendimiento (Analítica
Trascendental) o de la razón (Dialéctica Trascendental).

ESTÉTICA TRASCENDENTAL

En esta obra Kant estudia la sensibilidad, y la define como la capacidad de recibir pasivamente información sensible procedente de los objetos.
La sensibilidad tiene un carácter subjetivo. El acto de conocer a través de los sentidos  lo denomina intuición.

El conjunto de datos recibidos a través de los sentidos forma la materia del conocimiento en el ámbito de la sensibilidad.
Pero el conocimiento no es solo experiencia. Estos datos tienen que ser estructurados por las formas puras o a priori de la sensibilidad, que son el espacio y el tiempo. El sujeto recibe múltiples sensaciones (materia), que ordena en el espacio y el tiempo (forma).
A este conjunto de sensaciones estructuradas en el espacio y el tiempo Kant le llama fenómeno. Esta es la primera síntesis a priori en la organización del entendimiento.

El espacio es la forma a priori externa de la sensibilidad, y hace posible el juicio sintético a priori de la geometría.
El tiempo es la forma a priori interna de la sensibilidad, y hace posible el juicio sintético a priori de la aritmética.

Por tanto, la matemática trata sobre las intuiciones puras del espacio y el tiempo. Así, demuestra que sí son posibles los juicios sintéticos a priori en la matemática.


LÓGICA TRASCENDENTAL

Estudia las formas puras a priori del entendimiento y de la razón. Se compone de Analítica Trascendental y Dialéctica Trascendental.

ANALÍTICA TRASCENDENTAL

En esta obra Kant analiza la facultad del entendimiento y fundamenta la posibilidad de los juicios sintéticos a priori en la física.
Para que haya conocimiento, no es suficiente con organizar las sensaciones en el espacio y el tiempo, es necesario que actúe el entendimiento.

Según Kant, nuestro conocimiento deriva de dos fuentes:
  1. Sensibilidad: o capacidad para recibir representaciones procedentes de los objetos.
  2. Entendimiento: o capacidad de conocer los objetos a través de las representaciones.
Para haber conocimiento, son necesarios estos dos elementos. La sensibilidad es pasiva y el entendimiento activo.

El entendimiento reunifica las representaciones formando conceptos. Estos pueden ser:

  1. Empíricos: los que proceden de la experiencia.
  2. Puros o categorías: son independientes de la experiencia.
La acción de reunir las diversas representaciones se llama síntesis.
La primera síntesis la realiza la imaginación, pero esta no proporciona todavía conocimiento.
El conocimiento se produce cuando se aplican las categorías ala síntesis imaginativa.
Para saber cuales son las categorías, Kant recurre a la función lógica del juicio.

Las categorías se usan de un modo adecuado cuando se las aplica a los objetos que se dan a través de la experiencia, pero no cuando se intenta pensar en objetos trascendentes. Ej: cuando aplicados el concepto de unidad, es correcto aplicarlo a una silla, pero no a Dios.


Toda esta explicación demuestra que los juicios sintéticos a priori son posibles en la física.

LOS LÍMITES DEL USO DE LAS CATEGORÍAS: FENÓMENO Y NOÚMENO

La distinción entre fenómeno y noúmeno se corresponde con la distinción platónica entre mundo sensible y mundo inteligible.
Kant define el fenómento como la representación de las cosas tal y como son en el espacio y el tiempo, por oposición al noúmeno, o representación de las cosas como son en sí mismas, independientemente del modo de percibirlas.
Los noúmenos no son objeto de los sentidos, ni de conocimiento. Los únicos objetos de conocimiento son los fenómenos.

La noción de noúmeno tiene dos sentidos:
  1. Sentido negativo: el concepto de noúmeno sirve para poner límites a nuestro conocimiento, ya que éste no puede extenderse más allá de la intuición sensible.
  2. Sentido positivo: el noúmeno sólo podría ser objeto de una intuición intelectual, pero esto estaría fuera de la sensibilidad, sería un pensamiento sin realidad.

DIALÉCTICA TRASCENDENTAL

En esta obra Kant hace una crítica a la razón en el ámbito de obtener conocimiento sobre noúmenos y sobre realidades suprasensibles.
También se plantea si la metafçisica puede ser o no una ciencia.

Según la Analítica Trascendental, solo podía haber conocimiento de los fenómenos, y solo se usaba correctamente el entendimiento en el ámbito de la experiencia sensible. Pero los objetos de la metafísica (el alma, el mundo como totalidad y Dios) no son fenómenos, sino realidades suprasensibles que quedan fuera de la experiencia sensible.

La facultad de la Analítica Trascendental era el entendimiento, la facultad de la Dialéctica Trascendental es la razón.

Nuestro conocimiento comienza por los sentidos, pasa al entendimiento y termina en la razón. La razón hace una síntesis superior, las ideas trascendentales.

Kant tiene un concepto de idea como el de Platón. En cuanto a ideas, son conceptos puros dados por la naturaleza misma de la razón, en cuanto a trascendentales, están fuera de los límites de la experiencia.

Las ideas trascendentales son el universo como totalidad, el alma y Dios, y no pueden estar dentro de la intuición sensible. Pero la razón trata de convertirlas en objetos realies aplicándoles categorías, estaría cometiendo una ilusión trascendental.

Kant intenta demostrar los vicios y contradicciones en los que cae la razón en las tres ramas de la metafísica: la psicología racional, la cosmología y la teología.


CRÍTICA A LA PSICOLOGÍA RACIONAL

El objetivo de esta ciencia es conocer la naturaleza del alma, basada en la proposición yo pienso. El razonamiento dialéctico atribuye al yo pensante la categoría de sustancia, de donde se deducirá que el alma existe, es incorruptible, etc.

Así, la psicología comete constantemente razonamientos falsos, porque se basan en el yo pienso, que es una representación sin contenido.

CRÍTICA A LA COSMOLOGÍA

La cosmología se basa en la idea del mundo como totalidad. Incurre constantemente en contradicciones o antinomias:
  1. Antinomia de la cantidad, surge de considerar la composición del mundo.
  2. Antinomia de la cualidad, surge de considerar que toda sustancia se compone de partes simples.
  3. Antinomia de la relación, surge de considerar el orígen del mundo.
  4. Antinomia de la surge de considerar la dependencia del mundo.
CRÍTICA A LA TEOLOGÍA

La teología estudia al ser supremo, Dios. Kant llama a la idea de Dios ideal trascendental. Se diferencia de la idea en que está más alejado de la realidad objetiva y en que contiene todas las perfecciones, es decir, sirve de prototipo.
Kant somete a crítica las pruebas de la existencia de Dios, reduciéndolas a tres argumentos: físico-teológico, cosmológico y ontológico. (Esto no los he resumido porque ya me parecía demasiado).


CRÍTICA A LA RAZÓN PRÁCTICA

En la razón humana pueden diferenciarse dos usos o dimensiones: el uso teórico, referido al conocimiento, y el uso práctico, referido a la moral. En la Crítica de la razón práctica y en la Fundamentación de la metafísica de las costumbres, Kant estudia la parte práctica de la razón, la dimensión moral del hombre.

La razón práctica da realidad objetiva a las ideas trascendentales, por lo que la moral elimina los límites de la razón teórica.


ÉTICAS MATERIALES Y ÉTICAS FORMALES

Las éticas materiales califican las acciones como buenas o malas en función de la consecución de un fin (Dios, felicidad...), para lo cual existen una serie de medios (prudencia, no robar...)

Kant dice que se puede decidir la bondad o maldad de una acción según la posibilidad que tenga de convertirse en una acción válida universalmente.

La ética de Kant se caracteriza por ser:

  1. Formal: se centra en la forma y no en el contenido.
  2. A priori: es universal y necesaria para todos los hombres.
  3. Categórica: los juicios morales son absolutos, sin condiciones.
  4. Autónoma: el sujeto obra por sí mismo, sin ser influenciado por agentes externos.
LA VOLUNTAD BUENA Y LA LEY MORAL

Para Kant, la única cosa que se puede calificar de buena es la voluntad buena, la que obra por deber, determinada por la razón.

La ley moral para los hombres se convierte en imperativo. Kant distingue dos tipos de imperativos:

  1. Imperativos hipotéticos: tienes que realizar una acción para alcanzar un fin. Ej: ser bueno para ir al cielo.
  2. Imperativos categóricos: se imponen a nuestra voluntad de un modo absoluto, sin ninguna condición. Es el imperativo moral.
AUTONOMÍA MORAL

La autonomía moral se basa en la idea de ↓n ser racional como fín en sí mismo. En la teoría moral de Kant el hombre se impone la ley moral a sí mismo.
Cuando lo que determina a obra a un hombre proviene de agentes externos, hablamos de moral heterónoma.


POSTULADOS DE LA RAZÓN PRÁCTICA

Para Kant, los postulados de la razón práctica son la existencia de Dios, la inmortalidad del alma y la libertad. Aunque no se pueden conocer por la razón teórica, son admitidos por la razón práctica, y es necesario suponerlos verdades para que el orden moral no se venga abajo.

La libertad es la condición necesaria para que exista la ley moral. Si yo no fuese libre no podría cumplir o incumplir la ley moral. Esta nos exige actuar por deber, según la razón, pero debemos poder elegir. Libertad es, para Kant, sinónimo de autonomía de voluntad.

La inmortalidad del alma y la existencia de Dios son condiciones necesarias para que exista el Bien Supremo.
La razón humana tiende al Bien Supremo. Kant entiende por esto la suma de virtud y felicidad.
Aquí hay un problema, uno puede ser virtuoso y no ser feliz y viceversa. La búsqueda del Bien Supremo parece una ilusión.

El Bien Supremo es la adecuación entre virtud y felicidad y esta solo puede ser alcanzada por el hombre existiendo como noúmeno en el mundo inteligible. Para ello, ha de ser libre y su alma tiene que ser inmortal. Pero para que se den estas condiciones es necesaria la existencia de Dios, causa mediadora entre virtud y felicidad.