El Blog

Alojado en
ZoomBlog

9 Los sofistas

Por lifeguarda - 19 de Septiembre, 2005, 17:14, Categoría: Filosofía

1 CONTEXTO HISTÓRICO

Bajo el gobierno de Pericles empieza a gestarse un régimen democrático en el que los ciudadanos podían opinar en los debates públicos en el ágora.

Por ello, el arte de la palabra, la oratoria y la dialéctica adquieren importancia como instrumentos políticos.

Los sofistas se dedican principalmente a enseñar como manejar los recursos persuasivos de la palabra a jóvenes que quieren acceder a cargos públicos.

 
2 CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LOS SOFISTAS

1.    La mayoría de los sofistas eran extranjeros, por lo que no podían participar activamente en la política, aunque formaron a la mayoría de los dirigentes atenienses.

2.    Defendieron el ideal de panhelenismo, unidad de los griegos representada por su lengua común. Ello obligaría a mantener la paz y a resolver las diferencias sin usar la guerra.

3.    Fueron fundamentalmente educadores y crearon un modelo de enseñanza con especial importancia a la oratoria y a la erística (dialéctica solo por el placer de la disputa).

4.    Fueron grandes oradores y grandes escritores.

5.    Destacaron por sus doctrinas humanistas, centradas en los problemas del hombre como habitante de la polis.

6.    Los sofistas fueron relativistas.

7.    También eran escépticos.

8.    De su escepticismo deriva el subjetivismo.

9.    Defendieron el  indiferentismo moral y religioso, según el cual, no hay cosas buenas o malas en sí mismas, todo depende de como se las mire.

10.              Promulgaron el convencionalismo jurídico. Las leyes se han establecido convencionalmente por los hombres para regular su vida en sociedad.

11.              También se ha dicho de ellos que tenían una cierta frivolidad intelectual, encubrían lo vacío de los pensamientos con una brillante oratoria.

12.              Sus enemigos los acusaban de venalidad, por cobrar sus lecciones.

13.              Habitualmente usaban el método inductivo, acumulando datos que derivaban en conclusiones prácticas.

 

3 IMPORTANCIA DE LOS SOFISTAS

A ellos se debe el inicio de una reflexión sistemática de los problemas humanos, por eso a este período de la historia se le llama antropológico, y el anterior era el cosmológico.

También contribuyeron mucho en política, elaborando el concepto de justicia, o iniciando la doctrina del convencionalismo legal.

Dieron a sus alumnos una formación amplia, por lo que se pueden considerar como los iniciadores de la formación humarística.

 

4 PROTÁGORAS
 

Protágoras afirmaba que cada persona percibe la realidad desde su propia çoptica. Este relativismo se refleja en su famosa frase: “El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto son, y de la que no son en cuanto no son”. Considera que hay tantas verdades como individuos.

 Desde un punto de vista moral, el relativismo implica dudar de la existencia de un bien y una justicia universales. Lo que unos creen bueno, a otros les parece malo.

 En lo legal, Protágoras defiende que cada pueblo posea sus leyes y sus costumbres.

 En lo religioso, defiende el agnosticismo. No podemos saber si los dioses existen o que forma tienen, es una cuestión oscura y la vida humana demasiado breve para aclararla.

 

5 GORGIAS

 Agnosticismo y nihilismo que se ponen de manifisto en las siguientes tesis:

 1.    No existe nada (tesis del nihilismo del ser).
El no-ser no existe, aunque hablamos de él, entonces existe. Esto supone una contradicción, porque no puede existir y no existir al mismo tiempo.

2.    Si algo existiera, no podría conocerse (tesis del nihilismo del pensar o escepticismo).
El ser es lo mismo que el pensar o distinto de él. La primera es falsa, porque no todo lo que se piensa existe, pero si dices que el ser es distinto del pensar, supondría que nada de lo que se piensa existe, que también es falso. Así, si el ser existiera no sería ni pensable ni cognoscigle (conocible).

3.    Si algo pudiera ser conocido, no podría ser comunicado (tesis del nihilismo del decir).
Entre el ser y el pensar media la palabra, peo la palabra es algo distinto del ser, luego no existe. Además, una misma palabra puede significar cosas diferentes para dos personas diferentes. Por eso, la palabra solo tiene una función persuasiva, es un arte de convencer al ignorante.

 
6 SÓCRATES

 SÓCRATES Y LOS SOFISTAS

 Aunque adversario de los sofistas, a quienes acusa de la decadencia de Atenas, Sócrates tiene algunas semejanzas con ellos.

 Sócrates coincide con los sofistas en la preocupación por la educación de la juventud, pero como práctica consciente del bien, de la justicia y de la virtud, al contrario del utilitarismo de los sofistas.

 Sócrates y los sofistas son escépticos en las especulaciones cosmológicas y ontológicas de los presocráticos. Los dos se interesan más por los problemas del hombre como ser individual y como miembro de una sociedad.

 Pero mientras los sofistas trataban de proporcionar medios para el triunfo en los negocios del Estado, Sócrates orienta su actividad hacia la mejora individual por medio de la virtud. Además, la actitud sensista, subjetivista y relativista de los sofistas, en lo moral y en lo político, se opone a la actitud socrática.

 

Sócrates y los sofistas

Coincide con los sofistas

Critica a los sofistas

1)   Preocupación por la educación de la juventud.

2)   Escepticismo sobre las especulaciones cosmológicas y ontológicas de los presocráticos.

3)   Interés por el hombre como miembro de la sociedad.

1)   Su utilitarismo.

2)   Su orientación de la educación hacia el éxito en los negocios.

3)   Su actitud sensista, subjetivista y relativista.


EL MÉTODO SOCRÁTICO

 
Sócrates practicó el método inductivo con el objetivo de descubrir los conceptos universales y las definiciones, especialmente de los conceptos morales (templanza, piedad, justicia e injusticia).

 
La definición, el concepto universal, encierra la esencia de una cosa. Así, la ciencia consistirá en unos conceptos fijos, estables y permanentes, a los que se llega suprimiendo los rasgos particulares.

 
Sócrates, además del método inductivo, practicó también el deductivo,  para aplicar de forma práctica los principios generales de conducta a los casos particulares.

 
El procedimiento para llegar al concepto universal parte de la mayéutica. A través de preguntas hábilmente planteadas, va llevando poco a poco a su interlocutor al conocimiento de la verdad que, según Sócrates, se encuentra en forma de ideas innatas en el alma de todo hombre.

 
La mayéutica necesita la ironía para librar al entendimiento de errores y de prejuicios, tras reconocer la propia ignorancia. Reconocer que no se sabe nada es, así, el principio de la sabiduría.

 

DOCTRINAS SOCRÁTICAS

 
1 Reflexión del hombre sobre sí mismo.
Sócrates dice que tenemos que reflexionar sobre nosotros mismos. El principio fundamental de la sabiduría consiste en reconocer la propia ignorancia. Es famosa la frase “solo sé que no sé nada”.

2 Antropología. Para Sócrates, el hombre es un ser privilegiado, posee un pensamiento racional y la palabra, que le permite hacer ciencia y transmitirla.

El ser humano está compuesto por cuerpo y alma, que es de naturaleza divina e inmortal. La muerte es la supervivencia del alma, un tránsito hacia un mundo mejor.

3 Física. Sócrates considera el conocimiento del mundo propio de los dioses. Diferencia la ciencia moral de la ciencia de la naturaleza.

4 Teología. Sócrates fue un hombre religioso. Siempre respetó y veneró a los dioses de Atgenas. Admitió la existencia de un dios único, no perceptible por los sentidos, aunque no creador.

El universo consta de una parte material, visible, regida por una mente invisible, ordenadora, que se manifiesta a través del orden maravilloso que rige el mundo.

 
5 Ética.
 Para Sócrates existen muchos y diversos bienes. Pero la característica fundamental del Bien es la utilidad. Lo bueno y lo útil se identifican, y también coinciden la viurtud y el saber.

 
Por ello se ha llamado a esta doctrina intelectualismo moral. La práctica de la virtud aparece como cosa más útil, porque es el medio para alcanzar el mayor bien, la vida feliz. La felicidad consiste en la ciencia del bien y en vivir conforme a la ciencia.

 
Nadie obra mal voluntariamente: el que obra mal lo hace por ignorancia, porque no conoce el bien. La voluntad no puede querer el mal, porque está determinada necesariamente a hacer el bien. Al que obra mal no se le debe castigar, sino instruirle