El Blog

Alojado en
ZoomBlog

10 Platón

Por lifeguarda - 19 de Septiembre, 2005, 17:19, Categoría: Filosofía

1 TEORÍA DE LAS IDEAS

 La teoría de las ideas reúne, por una parte, la concepción de Parménides según la cual la auténtica realidad es eterna e inamovivle y, por otra, la afirmación de Heráclito sobre el perpetuo fluir de las cosas. Platón ofrece una solución conciliadora a la oposición permanencia-cambio.

También da una alternativa al escepticismo y relativismo de los sofistas y a las verdades eternas de los pitagóricos.

Cuando o servo el mundo que me rodea, veo un mundo como el que describe Heráclito, veo temporalidad, cosas que cambian y fluyen constantemente. Pero, ¿qué pasa si mmiro con los ojos de la mente? Ver con los ojos de la mente es conocer los modelos, las formas, la esencia de las cosas, lo que tienen en común todos los objetos del mismo tipo: captar su idea.

 La teoría de las ideas afirma la existencia de unos ideas inmateriales, absolutas, inmutables, perfectas, universales e independientes del mundo físico.

 Los objetos que nos rodean (casa, árbol) son cambiantes y contingentes (que puede o no producirse). La casa puede hundirse, el árbol marchitarse, etc.

 La teoría reconoce la existencia de dos mundos: un mundo excelso y perenne de las ideas y, por otro lado, el imperfecto y fugaz mundo de las cosas.

1.    Mundo sensible: el que conocemos, formado por las cosas que vemos, igual que el mundo de Heráclito, todo se renueva, es cambiente.

2.    Mundo inteligible: en este mundo todo es eterno. Formado por las esencias, las ideas del mundo sensible. Ej: si en el mundo sensible hay una mesa, en el inteligible estaría la idea de mesa, que es eterna.

 De todos los objetos que hay en el mundo sensible, hay una idea en el mundo inteligible, incluso de los objetos vivos.

Según Platón, el mundo real es el inteligible, de donde proviene el alma. El mundo sensible son solo apariencias.

 El Demiurgo  es la mente que crea las copias a imágen y semejanza de las ideas. Ej: el Demiurgo coge la idea de árbol y crea distintos tipos de árboles en el mundo sensible.

 Existen dos tipos de relaciones entre las ideas y las cosas:

1.    Mézesis o participación: la copia tiene parte de la esencia del modelo.

2.    Mímesis o imitación: la relación entre las dos es pura imitación, es copia


2 TEORÍA DEL CONOCIMIENTO DE LAS IDEAS

 Puesto que la realidad que percibimos por los sentidos está sometida a constantes cambios, de ella no puede existir un conocimiento objetivo y universal. Por esto, la ciencia no puede reducirse a los resultados de los sentidos. Solo de las ideas puede haber ciencia.

 
LOS GRADOS FUNDAMENTALES DEL CONOCIMIENTO

 Para Platón, los grados del conocimiento se corresponden con los grados del ser. Solo se puede conocer el ser (las Ideas), mientras que el no-ser no se puede conocer. Pero entre el ser y el no-ser existe algo intermedio, el llegar a ser. Se puede establecer la siguiente correlación:

·       Al ser le corresponde la ciencia (epistéme)

·       Al no ser la ignorancia.

·       Al llegar a ser la opinión (doxa).

 
El conocimiento puede tener varios grados:

1.    La opinión o doxa. Conocimiento de las cosas del mundo sensible que están en continuo cambio. Su instrumento son los sentidos. Platón las divide en:

1.    Imaginación o eikasía. Interpreta las imágenes y las sombras como los reflejos que se forman en el agua.

2.    Creencia o pistis. Conocimiento de los objetos materiales, sensibles y visibles. Correspondería a la física, a la que Platón no considera ciencia.

2.    La ciencia o epistéme. Lo inteligible. Su instrumento es la intelifencia. Dos tipos:

1.    Pensamiento o dianoia. Conocimiento a través del entendimiento de las matemáticas y otras ciencias exactas que emplean un método hipotético.

2.    Conocimiento o nóesis. Conocimiento de las ideas que el alma percibe a través de la razón, sin recurrir a lo sensible, pasando simplemente de idea en idea.

 

Para Platón solo es válido el conocimiento alcanzado por la razón, desprecia la experiencia sensible como medio de conocimiento humano.

 La misión que Platón asigna al filósofo es la de concluir a los hombres desde la opinión a la ciencia, y hasta el punto más alto, el Bien.

El filósofo es el único capaz de saber que las cosas del m´sensible son solo copias de las Ideas.

 
MÉTODOS PARA LLEGAR A CONOCER LAS IDEAS

 La aritmética, la música o la geometría pueden ayudar a conocer el mundo Inteligible, pero las auténticas herramientas son: la reminiscencia, la dialéctica, el amor y la catarsis.

1.    El recuerdo o reminiscencia: conocer es recordar. Antes de venir a este mundo, el alma conocía las Ideas, pero al unirse al cuerpo se transforman en Ideas innatas, que el hombre solo puede recuperar mediante el recuerdo estimulado por el conocimiento sensible.

2.    La dialéctica. Método racional para conocer las Ideas sin la intervención de los sentidos. Consta de dos procesos:

 1.    Ascendente: el hombre, partiendo de las cosas sensibles, asciende en los grados del conocimiento hasta la Idea del Bien, pasando del ámbito de la pluralidad a la unidad, de lo sensible a lo inteligible, del estado de opinión al de ciencia. Es el procedimiento inductivo.

2.    Descendente: el hombre, partiendo de la Idea del Bien, llega al mundo sensible y se dará cuenta de que este es una mera copia del mundo de las Ideas. Va de lo inteligible a lo sensible, de la unidad a la pluralidad. Es el procedimiento deductivo.

3.    El amor. El amor platónico es una especie de dialéctica emocional para conocer estéticamente el mundo inteligible.
El objeto del amor es la Belleza. Este impulso erótico sigue un proceso que pasa del deseo de la belleza de los cuerpos al deseo de la belleza moral de las almas, al de la belleza de las normas y las leyes, al de las ciencias y finalmente al deseo de comprensión de la Belleza en sí, causa de todo lo bello

4.    Catarsis. La filosofía como catarsis, un modo de liberarse y prepararse para la muerte. El filósofo sabe que solo podrá contemplar de forma directa las Ideas cuando muera, y por eso, mientras permanezca en el mundo tiene que purificarse y preparar el alma para su definitiva separación del cuepo. El auténtico filósofo no teme a la muerte, pues esta supone el paso a la contemplación plena de la verdad


DUALISMO ANTROPOLÓGICO

 Según Platón, el hombre está formado por un dualismo: cuerpo y alma. El cuerpo es una cárcel para el alma.

Platón define el alma como espiritual, inmortal y simple, cuyo lugar es el mundo de las Ideas. Es lo que vincula al hombre con la realidad verdadera.
 
El cuerpo es material, mortal, imperfecto y pertenece al mundo sensible. Mientras se encuentra unida al cuerpo, el alma aspira a volver al mundo de las Ideas. Por ello, la unión entre alma y cuerpo es accidental y transitoria.

 Para Platón, el alma tiene tres partes, con distintas funciones:

1.    Alma racional. Situada en la cabeza. Es inmortal, inteligente y de naturaleza divina. Es la más noble. Su función es conocer por medio de la inteligencia y gobenar a las otras dos partes del alma. Su virtud es la prudencia.

2.    Alma irascible. Situada en el pecho. Fuente de pasiones nobles. Simboliza el valor y la voluntad y se deja conducir fácilmente. Su virtud es la fortaleza.

3.    Alma concupiscible. Situada en el vientre. Es mortal, fuente de pasiones innobles y la más relacionada con el cuerpo de las tres. Difícil de guiar. Simboliza el deseo y la pasión. Su virtud es la templanza.

El alma inmortal, que ha vivido siempre en el mundo de las Ideas es la racional, las otras son propias del cuero y mueren con él.

ÉTICA

Platón trata de averiguar qué es el Supremo Bien para el hombre. Según Platón, la vida feliz es una mezcla equilibrada de placer y sabiduría. Sin embargo, el Bien absoluto para Platón es en realidad la contemplación del mundo de las Ideas.

LA VIRTUD

 Practicando la virtud se accede al Supremo Bien y, por tanto, a la suprema felicidad. El concepto de Virtud tiene para Platón varios significados:

1.    Salud del alma: que cada parte de esta cumpla con su función.

2.    Armonía entre las partes: la parte racional debe guiar a la parte irascible y ambas a la concupiscible.

3.    Conocimiento: todas las virtudes del hombre necesitan la prudencia y el conocimiento.

4.    Purificación: el hombre virtuoso es el que purifica su alma de las pasiones para poder acceder al mundo de las Ideas.

 

 EL ESTADO IDEAL

 Un estado no puede ser perfecto si el individuo no lo es, y viceversa.

 La polis nace cuando los individuos tienen necesidades secundarias que, por sí solos no pueden cubrir. Surgen espontáneamente la división de trabajos y las distintas necesidades materiales dan lugar a distintos artesanos.

La ambición de ampliar terreno puede causar choques entre ciudades, por eso hay que poner guardianes en la ciudad.

 Deberá haber un gobierno, ejercido por una minoría selecta, los filósofos.

 A cada clase social que compone el Estado le corresponde un tipo de alma. A los gobernantes el alma racional, los filósofos, a los guerreros el alma irascible y a los artesanos la concupiscible.

 Los filósofos, cuya virtud es la sabiduría o prudencia son los únicos aptos para el gobierno. Los soldados tienen la virtud de la fortaleza o valor y deben defender la ciudad. Los artesanos tienen la virtud de la templanza y suministran los medios materiales que la ciudad necesita.

Cuando cada uno cumpla sus funciones se dará la justicia, la virtud de la ciudad.

                      Alma

                     Ética

                   Política

Racional

Sabiduría o prudencia

Gobernantes-filósofos

Irascible

Valentía o fortaleza

Guerreros-guardianes

Concupiscible

Templanza

artesanos




Política

Justicia en el individuo

Justicia en la ciudad

Cada parte del alma realiza la función que le es propia

Cada clase social realiza la función que le es propia

El alma racional guía  la irascible y a la concupiscible

Los gobernantes guían a los guerreros y a  los artesanos